viernes, 16 de diciembre de 2016



LAS DOS LÍNEAS DE LA VIDA 




¿Cuál es el objeto real de nuestra existencia? ¿Para qué estamos aquí? ¿Por qué? Esto es algo que debemos dilucidar con claridad meridiana, esto es algo que debemos sopesar, analizar, enjuiciar serenamente. Vivimos en el mundo: ¿con qué objeto? Sufrimos lo indecible: ¿para qué? Luchamos por conseguir eso que se llama pan, abrigo y refugio, y después de todo ¿qué? ¿En qué quedan todos nuestros esfuerzos? Vivir por vivir, trabajar para vivir y luego morir: ¿es acaso algo maravilloso? En verdad que se hace necesario comprender el sentido de nuestra existencia, el sentido del vivir. Hay dos líneas en la vida, la una podríamos llamarla "horizontal", la otra "vertical". La horizontal comienza con el nacimiento y termina con la muerte; ante cada cuna existe la perspectiva de un sepulcro, todo lo que nace debe morir. En la horizontal están todos los procesos del nacer, crecer, reproducirse, envejecer y luego morir; en la horizontal están los vanos placeres de la vida, licores, fornicaciones, adulterios, etc.; en la horizontal está la lucha por el pan de cada día, la lucha por no morir, por existir bajo la luz del Sol; en la horizontal están todos esos sufrimientos íntimos de la vida práctica, del hogar, de la calle, de la oficina, etc. Nada maravilloso puede ofrecernos la línea Horizontal. Pero existe otra línea totalmente diferente: la Vertical; en esta vertical están los distintos Niveles del Ser, trascendentales y trascendentes del Íntimo, en esta Vertical están los poderes que nos acercan a la divinidad a través de la Revolución de la nuestra Conciencia, la cual está atrapada por los defectos de tipo psicológico que llevamos dentro. Con las fuerzas de la Vertical podemos nosotros influir decididamente sobre nuestro propio destino, hacer de nuestra vida algo diferente, pasar a ser algo totalmente distinto a lo que hemos sido, pero se necesita tener un poquito de inquietudes Espirituales y anhelos de transformarnos. Necesitamos de verdad cambiar radicalmente, y esto solamente sería posible si nosotros apelamos a los poderes trascendentales y trascendentes de la Vertical. Cuando uno, que marcha por la horizontal, se acuerda de sí mismo, de su propio Ser divinal de ese Dios tan amoroso, y se pregunta: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Para dónde voy? ¿Cuál es el objeto de la existencia? indudablemente entra por la Vertical, que es la senda de la Revolución de la Conciencia, la senda que conduce a la Liberación Final, hacia la Salvación del Alma. Así pues, es urgente seguir por el Camino Vertical que llevamos dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. En estos estudios estamos dispuestos a Trabajar para cambiar totalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario